samsung galaxy note 7

Samsung ha ofrecido una conferencia de prensa en la que ha revelado las dos debilidades que hacían explotar la batería del Note 7. En dicha conferencia también han aprovechado para confirmar que no presentarán el nuevo buque insignia, el Galaxy S8, a finales de febrero en el Mobile World Congress.

Samsung compartió un informe en el que se reflejaban los dos mayores defectos de la batería del Note 7

  • Las baterías creadas por Samsung SDI tenía irregularidades en el tamaño y en su esquina superior derecha había un defecto que podía causar un cortocircuito.
  • Las baterías que las reemplazaron, creadas por Amperex Technology, sufrían un error de soldadura que producía el sobrecalientamiento extremo.

La compañía coreana ha decidido tomar precauciones tras los graves incidentes causados por el Note 7. Según apunta Koh Dong-jin, Presidente de comunicaciones en Samsung Mobile:

“Las lecciones que nos han causado este error han afectado en nuestro proceso de producción y nuestra ‘cultura’.”

Al mismo tiempo, Samsung ha decidido presentar un nuevo control de calidad con más protocolos como: medias de seguridad de multicapas (evitando los problemas de la primera batería) y revisión de batería de 8 puntos (que incluye unas pruebas ‘extremas’, seguidas de unas observaciones con rayos X y a ojo).

El mismo Koh confirmó que el nuevo móvil de la serie S podría ver la luz en abril, pero queda completamente descartado de cara al Mobile World Congress que tendrá lugar a finales del mes de febrero.

Por otra parte, Samsung todavía no ha decidido que hacer con los componentes de los Note 7 que no vendieron o recuperaron. Según apunta una fuente, mantendrían la opción de revender las cerca de 3 millones de unidades del Note 7 remodeladas.